Article| Image
English
中文
|
English
|
Español
|
Français
|
Deutsch
Directory Of Year 2007, Issue 12
The current issue
Current Location:Español » 200712 » Relación bilateral México-China y sus perspectivas
Bookmark and ShareCopy Reference Bookmark and Share Add To Favorite

Relación bilateral México-China y sus perspectivas

Year:2007 Issue:12

Column: VALIJA DIPLOMÁTICA

Author: Por CARLOS JIMÉNEZ MACÍAS

Release Date:2007-12-01

Page: 66-69

Full Text:  

CHINA es una referencia obligada en los debates sobre el Estado y perspectiva de las relaciones internacionales.

Para asombro de muchos en el curso de tres décadas, el país asiático ha incrementado notablemente su influencia en ta toma de decisiones a nivel global, lo que ha modificado la percepción sobre él en la sociedad internacional, prevaleciendo imágenes y reacciones negativas hacia este desarrollo.

Pero, ¿qué significa para nosotros China? ¿Cómo percibimos el desarrollo de China desde el Senado? ¿Qué podemos hacer los legisladores y académicos para ampliar las bases de acuerdo sobre el manejo de la relación entre México y China? ¿Cuáles deben ser nuestras tareas prioritarias?

El desarrollo chino destaca por su velocidad y magnitud. Ningún país es ajeno a los rápidos procesos de su expansión económica, comercial y financiera. La evolución del sistema multilateral de comercio, el comportamiento de los mercados financieros internacionales y la relación oferta-demanda de recursos energéticos y materias primas no se pueden comprender sin tomar en cuenta a esa nación.

Algunas cifras bastan para di-mensionar lo que hoy está sucediendo en China.

Esta "Nueva China", ha emergido rompiendo los paradigmas tradicionales del desarrollo y desafiando a los principales comentaristas políticos y analistas económicos. Por ello resulta un tema apasionante, por su continua capacidad de reinventarse y sorprendernos.

Personalmente, como legislador me intriga y me maravilla la capacidad de ese pueblo para ser constantes en la visión de país que se han dado y su tenacidad en la promoción de sus intereses nacionales, postura que considero debe imitar México en la definición del papel que desea desempeñar en su relación bilateral.

Fortalezas de la relación

Después de 35 años del establecimiento de las relaciones diplomáticas entre los dos países, se ha profundizado la confianza mutua, creando instancias de cooperación y firmando diversos acuerdos en materias de salud, el combate al tráfico ilícito de estupefacientes y el intercambio cultural.

Además, ambos países han coincidido y colaborado en diversos asuntos multilaterales, a partir de su convergencia de intereses como dos naciones en desarrollo, dispuestas a abrirse a un escenario internacional cada vez más complejo.

La interacción entre funcionarios de alto nivel, ha desarrollado sinergias positivas para nuestro país, particularmente a partir del establecimiento en 2003 de la Asociación Estratégica.

Las empresas chinas van adquiriendo una dimensión global a medida que expanden su vinculación con el resto del mundo. Esto significa para México la oportunidad de captar inversiones procedentes de China aprovechando nuestra ubicación geográfica.

Asimismo, China significa para las empresas mexicanas, que actualmente tienen presencia en ese país, una puerta para los demás mercados asiáticos.

Debilidades de la relación

Las acciones manifestadas por el Gobierno de México y su diplomacia en el intento por fortalecer los vínculos políticos hasta ahora no han correspondido al interés y empuje demostrado por el Gobierno chino hacia nuestro país, al que ve como puerta de entrada a Norteamérica y líder histórico en Latinoamérica.

En otro ámbito, han surgido varias diferencias en la práctica con China en relación con la aplicación de sus compromisos internacionales sobre los principios del comercio justo y el respeto a los derechos de propiedad intelectual.

En particular, para algunos funcionarios y empresarios pesa el hecho de que en los últimos cinco años el comercio bilateral creció en un 496%. Sin embargo, el déficit comercial que acusa nuestro país se incrementó en un 547% en el mismo periodo.

Los mexicanos, en estos momentos, nos enfrentamos al reto que significa el término de la aplicación de cuotas compensatorias a las importaciones chinas, lo que nos sitúa en una disyuntiva complicada, en la medida que nuestro compromiso con el comercio libre se enfrenta a nuestra preocupación y protección de industrias claves para la economía nacional, tales como la del textil, calzado y juguetes.

La competitividad china y su capacidad exportadora han desplazado a nuestro país como segundo socio comercial del mercado estadounidense, teniendo un efecto negativo en la generación de empleos en México.


El gobierno chino hace reajustes en la política, para aliviar las fricciones con Occidente en el comercio.

El gobierno chino hace reajustes en la política, para aliviar las fricciones con Occidente en el comercio.


Asimismo, la cooperación técnica y tecnológica sigue siendo un elemento constante en la retórica, pero casi inexistente en la práctica


Por otro lado, los intercambios académicos y la presencia del sector cultural mexicano en China, hasta ahora, no han alcanzado todo su potencial, en detrimento no sólo de una mayor comprensión de China, sino de la generación de profesionales capaces de negociar e interactuar con sus homólogos chinos.

Asimismo, la cooperación técnica y tecnológica sigue siendo un elemento constante en la retórica, pero casi inexistente en la práctica.

Teniendo en cuenta estos factores, la Comisión de Relaciones Exteriores, Asia-Pacífico del Senado ha observado que nuestra contraparte china tiene una idea bastante clara de lo que busca en México y América Latina. Por ello, su intensa actividad diplomática en la región va acompañada de una estrategia consistente y eficaz, de ahí que hayamos decidido agrupar nuestras actividades en cuatro rubros principales:

1. Trabajo Legislativo

El trabajo que en la Comisión se realiza en esta materia, permite construir puentes de acercamiento, lo que genera inercias positivas que coadyuvan a una relación armoniosa y de cooperación en temas de interés mutuo, pero también ayudan a corregir el rumbo de las estrategias que no son o han dejado de ser beneficiosas para el país.

2. Diplomacia Parlamentaria

En el marco de la XV Reunión Anual del Foro Parlamentario Asia Pacífico (APPF), que se llevó a cabo en enero pasado en Moscú, Rusia, la Delegación Mexicana sostuvo un encuentro bilateral con la contraparte china, en el que se abordó el enorme potencial de intercambio comercial e inversión entre ambos países.

Finalmente, China dio su apoyo a la resolución que México presentó al pleno en materia de emigración.

Además, la Comisión ha sostenido tres encuentros con funcionarios chinos de alto nivel, buscando fortalecer el diálogo político bilateral, de manera que abra puertas y genere beneficios concretos para nuestro país.

3. Vinculación Académica

El tercer pilar de nuestras responsabilidades en el Senado lo forman los contactos con el sector académico, que consideramos parte medular para nuestra labor.

En esta materia, la Comisión de Relaciones Exteriores, Asia Pacífico sostuvo un encuentro con la Presidenta del Instituto de Estudios Internacionales de Shanghai (SIIS), Sra. Yu Xintian, el 29 de marzo pasado, con el objetivo de intercambiar experiencias y puntos de vista acerca de la las perspectivas de la Asociación Estratégica México-China; el papel de México en los procesos de integración en el Pacífico; y las posiciones compartidas entre México y China en los organismos internacionales.

4. Difusión Cultural

La difusión cultural es el cuarto pilar de nuestro trabajo. Mediante este mecanismo se estrechan los vínculos entre la sociedad mexicana y las culturas de otras naciones. Este esfuerzo coadyuva a la cercanía y cooperación entre los pueblos y gobiernos.

Por este motivo, y en el marco del 35 aniversario del establecimiento de las relaciones diplomáticas entre China y México, se presentó en el Patio Central de la sede del Senado, del 20 de julio al 4 de agosto, la exposición retrospectiva "Experimentar China en México"; en la que se pudieron apreciar más de 100 fotografías representativas de los diversos encuentros entre mandatarios de ambos países.


Un 25% de todos los bienes manufacturados del mundo se producen en China.

Un 25% de todos los bienes manufacturados del mundo se producen en China.


En cuanto a las relaciones económicas, China es hoy nuestro segundo socio comercial y el primer competidor en nuestro principal mercado de exportación


Perspectivas

El pronóstico de que el siglo XXI será el siglo de Asia, nos exige el diseño de mecanismos novedosos y diferenciados de interacción. China junto con los países de Asia-Pacífico, ocupa un lugar prioritario en los esfuerzos que realiza el Gobierno de México para diversificar sus relaciones con el exterior.

Estoy convencido de que el desarrollo saludable de nuestra relación bilateral depende de procesos que escapan al ámbito estrictamente gubernamental, como la necesidad de contar con una iniciativa clara del sector privado mexicano para vincularse al mercado chino, basada en un mejor conocimiento de nuestras respectivas sociedades.

En ese contexto, la política exterior debe seguir siendo considerada como una herramienta que contribuye al desarrollo económico y social del país. Además, es necesario impulsar una estrategia encaminada a consolidar la nueva dimensión que se ha dado a nuestros vínculos, así como dar un enfoque integral a la relación con China que se ajuste a nuestras realidades nacionales.

Diálogo Político

La excelente relación política con China debe ser una constante. El diálogo al más alto nivel sobre asuntos bilaterales y temas internacionales y regionales es intenso y frecuente. La siguiente etapa es fortalecer este vínculo tomando en cuenta el peso específico que tienen los dos países en sus respectivas regiones, y que genere las condiciones adecuadas para la promoción de nuestros intereses en China.

Relaciones económicas

En cuanto a las relaciones económicas, China es hoy nuestro segundo socio comercial y el primer competidor en nuestro principal mercado de exportación. Es igualmente nuestro primer competidor en materia de recepción de inversiones extranjeras directas y ha tenido un muy fuerte impacto en industrias altamente generadoras de empleos, como la textil, automotriz y del calzado.

Más allá, el intercambio comercial de México con China se ha caracterizado por el bajo nivel de las exportaciones mexicanas y el creciente monto de las importaciones procedentes de ese país, que registran un dinamismo sorprendente.

Por ello, el primer paso para avanzar en la consolidación de nuestra alianza estratégica, es la generación de beneficios compartidos. Debemos impulsar acciones coordinadas que permitan fortalecer la presencia de México en ese país, así como enfrentar constructivamente las fricciones en el terreno comercial.

Vinculación académica y cultural

La relación educativa y cultural debe seguir estando vinculada al intenso proceso que se desarrolla en otros ámbitos de la relación. Sin embargo, es importante mencionar que no hemos correspondido con la atención que nuestros amigos de esa milenaria cultura nos han demostrado.

Es por ello que en la Comisión existe la convicción de que la promoción de la imagen de México debe fortalecerse y consolidarse como instrumento esencial de la política exterior, y en este esfuerzo la comunidad académica tiene también una gran responsabilidad.

Desarrollo tecnológico

El desarrollo técnico y científico es un área en la que China ha avanzado notablemente. Por ello, la atención prioritaria a la cooperación científica y tecnológica debe combinarse con el acercamiento de CONACYT y de instituciones académicas mexicanas con sus contrapartes chinas, con el fin de identificar áreas de cooperación, incluyendo la formación de recursos humanos.


En el comercio mundial de servicios, China pasó a ser el octavo mayor exportador y el séptimo mayor importador.
CFP

En el comercio mundial de servicios, China pasó a ser el octavo mayor exportador y el séptimo mayor importador. CFP

Comentarios finales

La perspectiva integral y de largo plazo que se ha dado a la relación con China es el camino para alcanzar el potencial de nuestra relación bilateral.

El elemento de planeación que se introdujo con la suscripción del Programa de Acción Conjunta 2006-2010, será fundamental para enfrentar este reto de manera constructiva, involucrando la participación no sólo de la Secretaría de Relaciones Exteriores, sino de diversas dependencias gubernamentales; de la iniciativa privada y la académica.

El primer paso para administrar eficientemente las complejas realidades de nuestra relación, es justamente diseñar una estrategia. Parece una obviedad pero a menudo nos encontramos como sociedad, dispersos y dando saltos en nuestra búsqueda sectorial por alcanzar este fin.

Si los sectores políticos, económicos, académicos y culturales de nuestro país no podemos ponernos de acuerdo en cómo percibimos a China y en cómo nos relacionamos con ella, dudo mucho que podamos trascender la retórica hueca y las buenas intenciones.

Es necesario que la sociedad mexicana encuentre puntos coincidentes que nos lleven a definir una estrategia consensuada y de largo plazo, que asegure la promoción de los intereses nacionales en el marco de un sistema internacional, cuya balanza de poder se inclina progresivamente hacia el Oriente.

Creo, sin temor a equivocarme, que los mayores retos en cuanto a la relación con China, los encontramos dentro de nuestras fronteras. Es momento de redoblar esfuerzos para profundizar nuestra alianza estratégica con uno de los países que está llamado a ser una de las potencias del futuro cercano.

*EI autor es senador y presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores Asia-Pacífico del Senado de México. Este artículo son extractos de una conferencia suya en la Universidad Nacional Autónoma de México, organizada por el Centro de Estudios China-México (CECHIMEX).


China es hoy la cuarta economía del mundo y la tercera potencia comercial.
Es ahora el cuarto productor industrial a nivel mundial, después de EE.UU., Japón y Alemania, y el principal productor de carbón, cemento, refrigeradores y televisores, entre otros.
La economía china creció casi un 10% en 2005 por el dinamismo de las exportaciones y la inversión doméstica, ratificando así el promedio cercano a dos dígitos de los últimos 28 años.
En el comercio mundial de servicios, China pasó a ser el octavo mayor exportador (81 mil millones de dólares) y el séptimo mayor importador (85 mil millones de dólares).
Se calcula que actualmente un 25% de todos los bienes manufacturados del mundo se producen en China.
China es el mayor receptor de IED entre los países en desarrollo y disputa el primer lugar mundial a Estados Unidos. Durante 2005, su IED alcanzó los 72.400 millones de dólares, 19,4% más que en 2004.
Las reservas internacionales de China llegaron a los 853.000 millones de dólares en febrero de 2006, superando por primera vez a Japón, que en el mismo mes contaba con 850.000 millones de dólares.

GO TO TOP
5 chegongzhuang Xilu, P.O.Box 399-T, Beijing, China, 100048
Tel: +86 10 68413030
Fax: +86 10 68412023
Email: cmjservice@mail.cibtc.com.cn
0.045