Article| Image
English
中文
|
English
|
Español
|
Français
|
Deutsch
Directory Of Year 2007, Issue 12
The current issue
Current Location:Español » 200712 » Visitas a familias tibetanas
Bookmark and ShareCopy Reference Bookmark and Share Add To Favorite

Visitas a familias tibetanas

Year:2007 Issue:12

Column: SOCIEDAD

Author: Por ZENG PING

Release Date:2007-12-01

Page: 52-55

Full Text:  

"Somos más de 20 personas en la familia y cada fin de semana nos reunimos en la casa de los abuelos", expresó Kalsang Drolma, quien acababa de graduarse de la Escuela Normal del Tíbet y pronto será enviada a alguna primaria aldeana. Con ella conversó este reportero cuando visitó la casa de su abuelo, Ngawang Dondan, en el barrio Cuomeilin, del distrito de Chengguan, en Lhasa.

Es un hogar de tres dormitorios y un salón de más de 30 m2 y al entrar en él se pueden ver las paredes pintadas de color verde claro, con motivos de flores y niños en la parte superior. En el suelo se extiende la alfombra tibetana de fondo azul y flores blancas. El televisor y la radiocasete se colocan en el armario, frente a la puerta.

La cocina revestida de azulejos blancos está equipada con la estufa de gas natural, extractor, nevera y licuadora. En el baño, también de azulejos blancos y techo de color verde con pequeñas flores blancas, están instalados el lavabo y el retrete.

"Antes en el baño usábamos las fosas, pero a mi abuela cada vez le costaba más agacharse, por su problema en las rodillas. Ahora, con el retrete, mi abuela está liberada de ese sufrimiento", comentó Kalsang.

A sus 71 años de vida, la pareja Ngawang lleva sus togas al estilo ti-betano. Ellos compraron esta vivienda después de jubilarse de la granja estatal donde trabajaron cultivando qingke, construida por el Comité de Vecindad, que se ubica al lado de una calle animada de la ciudad de Lhasa. Ahora la pareja pasa sus días orando sutras, preparando el té de mantequilla y ziba, dando de paseos por la ciudad y reuniéndose con los hijos los fines de semana. Están disfrutando de una vida ociosa y cómoda.

"Lo que me gusta más es la túnica al estilo tibetano y siempre la llevo en los días de la Fiesta del Año Nuevo Tibetano. En otras ocasiones uso trajes comunes, para facilitar las actividades", confesó Kalsang, quien suele tomar ziba y té con mantequilla, pero también gusta de los platillos locales de Sichuan. "Con la apertura del ferrocarril Qinghai-Tibet, tenemos nuevas costumbres. Es un progreso hacia la modernización".

En la aldea Gaba, del distrito de Chengguan, a unos 10 Km. de Lhasa, las filas de los patios de carácter tibetano se sitúan al pie de las montañas, por delante de las cuales discurre el río Lhasa. Las avenidas en la aldea están todavía en construcción.

El reportero encontró a varios alumnos de la Escuela Secundaria Jiangsu de Lhasa y la Escuela Primaria Najin, que al conocer de la presencia de un equipo de prensa proveniente de Beijing, se mostraron muy interesados y excitados. El menor de ellos afirmó seriamente que cuando fuese grande iría a la capital en tren.


Mueble y efectos electrodomésticos de la casa de un aldeano tibetano.

Mueble y efectos electrodomésticos de la casa de un aldeano tibetano.


Cocina de energía solar muy usada en la zona tibetana.

Cocina de energía solar muy usada en la zona tibetana.

La casa de Cangjue Drolma, recién construida, se caracteriza por su típico estilo tibetano. En su amplia y clara sala aparecen el televisor, un equipo de audio y otros electrodomésticos, mientras de la estufa que funciona con energía solar está saliendo el vapor.

"Antes el ingreso de toda la familia no sobrepasaba los 5.000 yuanes. Actualmente, con la renta de nuestra tierra, tenemos una ganancia asegurada de 12 mil yuanes. Además, mi esposo gana más garantizando el transporte. ¡Tenemos una vida mucho mejor!", dijo sonriendo la dueña.

La hija de Cangjur Drolma acababa de participar en el examen de admisión de la universidad. Al hablar sobre esto, la chica sonrió tímidamente y señaló: "Debe haber una universidad que me admita".

Esta familia y otras 23 pertenecen al mismo grupo agrícola en la aldea y tienen un nivel de vida más o menos similar.

"Sin la ayuda gubernamental, no podríamos vivir en esta casa nueva", apuntó Qungdar, cabeza de otra familia. Antes algunas familias de cuatro personas, los padres y hermanos, más decenas de cabezas de ganado, compartían tres habitaciones de adobe y tenían que ir cada día al río a un kilómetro de distancia, para buscar agua.

Con el financiamiento del gobierno, la familia de Qungdar se trasladó a un edificio nuevo de dos pisos, que aún en la ciudad provocaría la envidia de muchos. Es una construcción de estructura de madera y piedra, con columnas de estilo tibetano, y la decoración de pintura mural. Además de contar con todos los electrodomésticos necesarios, la vivienda dispone de servicio de agua y al lado tiene una tina para el ganado.

Hace apenas un año estas personas habitaban todavía en las montañas que se localizan detrás de la aldea, en condiciones difíciles para vivir y producir, debido al complejo acceso. Ahora, en los sitios donde se han establecido gozan de una amplia avenida, agua potable y feliz comunicación.

Desde principios de 2006 la región autónoma del Tíbet empezó a desarrollar el Programa de la Vivienda para los campesinos y pastores, que contempla la reubicación de los pastores nómadas, el traslado de las familias pobres y el mejoramiento de las casas de los campesinos. Este programa procura que en 5 años el 80% de unas 219.800 familias de campesinos y pastores radiquen en casas seguras y convenientes. El año pasado en toda la zona más de 250 mil campesinos y pastores de 47 mil familias se mudaron a sus nuevas moradas, espaciosas y claras.


Calle de la nueva aldea de Gaba.

Calle de la nueva aldea de Gaba.

Según la estrategia, cada año los campesinos y pastores que estén incluidos en el programa pueden obtener del gobierno un subsidio económico de 10 mil a 25 mil yuanes, destinado a la construcción de una nueva casa. Esta suma, en la región autónoma, equivale al ingreso total de uno o varios años de una familia campesina o pastora común. En 2006, las autoridades de diferentes niveles del Tíbet ejecutaron con este propósito una inversión acumulada de 2.838 millones de yuanes.

Con el Programa de la Vivienda, la construcción de las obras complementarias financiada por los gobiernos también entró en una fase tensa de ejecución. Hasta finales del año pasado, el Tíbet había resuelto el problema de las comunicaciones de 12 cantones y 123 aldeas, aumentó a 210 mil en número de usuarios con servicio de electricidad y a 320 mil los consumidores de agua potable, además de llevar las conexiones telefónicas a 1.064 aldeas. Muchos campesinos y pastores se trasladaron a nuevas casas e iniciaron un nuevo estilo de vida, con servicio de agua, electricidad, fácil comunicación, transmisión de señal de radio y televisión y teléfono, entre otras comodidades.

GO TO TOP
5 chegongzhuang Xilu, P.O.Box 399-T, Beijing, China, 100048
Tel: +86 10 68413030
Fax: +86 10 68412023
Email: cmjservice@mail.cibtc.com.cn
0.058