Article| Image
English
中文
|
English
|
Español
|
Français
|
Deutsch
Directory Of Year 2007, Issue 12
The current issue
Current Location:Español » 200712 » 10 años invirtiendo en acciones
Bookmark and ShareCopy Reference Bookmark and Share Add To Favorite

10 años invirtiendo en acciones

Year:2007 Issue:12

Column: REPORTAJE EXCLUSIVO

Author: Por LIU QIONG

Release Date:2007-12-01

Page: 27-30

Full Text:  


La última década estuvo llena de altibajos para muchos accionistas.

La última década estuvo llena de altibajos para muchos accionistas.

Toda la nación está dedicada a la inversión en la bolsa de valores y el alza de las acciones constituye el tema más caliente de la economía china. Con este tipo de operación cada día más normalizada, los inversionistas se sienten más tranquilos y seguros. Desde los 924,33 puntos del mercado de acciones a principios de 1996 hasta los 19.000 de octubre de 2007, todo el mundo sabe que detrás de este significativo incremento está el impulso de la economía china, que se crece a una velocidad mayor a un 9% promedio anual.


Los cursillos sobre la inversión de acciones siempre atraen a muchos oyentes.

Los cursillos sobre la inversión de acciones siempre atraen a muchos oyentes.

"Invertí mi dinero continuamente en las acciones sin contar la suma totalizada", confesó Liu Bing a este reportero y pese a no revelar en qué consiste concretamente su lucro con las acciones, reconoció que esta ronda de alza, que comenzó a mediados de 2006, le trajo ganancias muy satisfactorias. "En comparación con el principio del pasado año, mi inversión en bolsa prácticamente se ha triplicado".

Aun hablando de su éxito envidioso, Liu no se mostró muy excitado ni animado, quizá porque en la experiencia con el "Mercado Toro" y "Mercado Oso" en los últimos diez años aprendió a mantener una actitud distante ante el cambio del índice de las bolsas.

Primera cubeta de oro

En 1996, cuando Liu Bing trabajaba en una compañía de bienes raíces de Hong Kong, en Shenzhen, se percató del alza considerable que experimentaron las acciones tras el regreso de Hong Kong a la patria, aunque los mercados de valores de Shanghai y Shenzhen aparecieron hace apenas 6 años.

Antes de 1996, el mercado de acciones de China permaneció durante 3 años en una situación de baja y la cotización de muchas acciones cayó a su fondo. Pero después de la Fiesta de la Primavera de ese año, el mercado experimentó saltos continuos y se aprobaron una serie de políticas ma-croeconómicas a su favor.

"La repercusión del retorno de Hong Kong a la soberanía china en la bolsa de valores de Shenzhen resultó muy parecida a la actual por la organización de los Juegos Olímpicos de Beijing 2008", recordó Liu Bing. En aquel entonces, en la mencionada ciudad sureña, quienes contaban con un ahorro de varios millares de yuanes, fueran empleados o pequeños funcionarios, se dedicaron sin excepción a invertir en el mercado accionario. Influido por esta oleada, él también entró con su limitado depósito a un sector que le resultaba totalmente desconocido hasta ese momento.

Al principio Liu hizo frecuentes compras y ventas. "La ganancia no resultó suficiente para pagar trámites e impuestos", rememoró. En la actual bonanza del Mercado Toro descubrió que muchos novatos están repitiendo su error. "La mayor parte de los accionistas carecen de una actitud madura y se muestra oportunistas y especuladores, siguiendo atentamente cada pequeña turbulencia del índice de compra o venta. En las bolsas de valores importantes del mercado internacional, la tasa de canje de acciones por año es menor a un 40%, mientras que en China sobrepasa el 600%, 15 veces mayor".

Gracias al ambiente favorable, pese a su desconocimiento del mercado accionario, Liu ganó afortunadamente "su primera cubeta de oro". Del 1 de abril al 12 de diciembre de 1996, los índices de las bolsas de Shanghai y Shenzhen crecieron respectivamente en 124% y 346% y más de cien tipos de acciones subieron 5 veces. Diez años después todavía recuerda claramente el código de la primera acción que compró, "0518, Biológica Sihuan". En realidad ahora es capaz de recordar los códigos de la mayor parte de sus acciones. "En aquel entonces la acción de la empresa Biológica Sihuan valía 1,38 yuanes, hace poco superó los 10 yuanes".

Mercado de acciones chino por normalizarse

La buena suerte no siempre ha acompañado a Liu Bing, quien también encontró su "Waterloo" o lección de sangre de Acción Jiuzhou. "Corría el rumor de que un pariente de un importante director del Estado era el mayor titular de esta acción y compré a un precio de 30 yuanes por unidad. En un día la acción cayó a 16 yuanes, casi a la mitad, y luego desapareció". Esta pérdida desastrosa le dejó la impresión más profunda.


Liu Bing discute con su compañero la tendencia del mercado.

Liu Bing discute con su compañero la tendencia del mercado.

"Entonces el mercado de valores de China era bastante desordenado. Algunos órganos corredores y creadores de mercado abusaron de los inversionistas individuales. También existían fenómenos como el uso no regularizado del capital recaudado, filtración de informaciones internas, etc.

En 2001, se fundó la Comisión de Supervisión y Administración de Valores de China, que para normalizar el mercado de acciones, adoptó medidas especiales que asestaron golpes a los creadores de mercados ilegales y castigaron a decenas de corporaciones cotizadas. Además, para normalizar la difusión de informaciones, reglamentó los sistemas del fideicomiso de inversión y el delisting, entre otras medidas. Aunque el mercado presentaba una tendencia a la baja, Liu Bing no abandonó su confianza por las acciones chinas y estuvo seguro de que la regularización del mercado favorecería a los inversionistas individuales.

El 2006 constituyó el año más afortunado para él, que junto a otros experimentó la transición del mercado de la baja al alza sana. Entraron en vigor también en ese año la Ley de Valores y la Ley de Compañías de la República Popular China, que ampliaron el espacio legítimo para las actividades creativas de valores, regularizaron los productos de acciones y facilitaron el acceso al mercado de valores de diversos capitales. En 2006 el índice de Shanghai creció 130,43% y el de Shenzhen 132,12%, aumento que hizo al mercado de acciones del tipo A de China más brillante y atractivo a nivel mundial.


Yang Baiwan, rey del mercado de acciones, rodeado por sus seguidores en el acto de presentación de su libro.

Yang Baiwan, rey del mercado de acciones, rodeado por sus seguidores en el acto de presentación de su libro.


Según las estadísticas, sólo en primer semestre de 2007, se registraron 4.785.900 nuevos inversionistas, que abrieron sus cuentas en acciones del tipo A


Economía china merece una inversión a largo plazo

Al hablar de las acciones, Liu Bing menciona frecuentemente dos nombres, Lin Yuan y Yang Baiwan, dos personas muy famosas entre los inversionistas chinos. Con 8 mil yuanes que toda la familia reunió en 1989, el primero se dedicó a la compra-venta de acciones durante 18 años, su riqueza creció a una velocidad de "fisión nuclear" y hasta 2007 sus bienes habían sobrepasado los 2 mil millones de yuanes. Yang Baiwan, perteneciente también a los primeros inversionistas individuales de acciones, empezó con 2 mil yuanes y mantiene su posición eminente en el mercado de valores chino, pese a que muchos vinieron alegres y salieron tristes, por eso ganó el título de "Dominguillo" y "Rey del mercado de acciones". Las historias de los dos fueron la fuerza que impulsó a muchos a entrar en el mercado de valores para probar suerte.

Según las estadísticas, sólo en primer semestre de 2007, se registraron 4.785.900 nuevos inversionistas, que abrieron sus cuentas en acciones del tipo A, sobrepasando la suma total del año anterior. Liu Bing vio que muchos accionistas, sobre todo los mayores, que viven tacañamente, pueden regatear diez minutos con los vendedores de verduras por decenas de centavos, pero en el mercado de acciones no dudan en invertir decenas e incluso centenares de miles de yuanes, aunque no sepan nada de la acción que van a comprar.

"Esas no son actividades razonables de inversión y los chinos tenemos mucho que aprender en inversión y finanzas". Sin embargo, Liu considera que aumentó generalmente la atención de la gente por administrar sus bienes. "Antes las personas sólo depositaban su dinero en el banco y no tenían en cuenta la idea de valorizarlo, lo cual es un desperdicio del recurso social".

Al resumir su experiencia de diez años en el mercado de valores, Liu Bing consideró más segura una inversión a largo plazo, siempre que se tenga confianza en la economía china. Mencionó el caso de un amigo suyo, que compró 100 mil yuanes en acciones en 2003. Más tarde, debido al tiempo que le tomaba su trabajo, hizo caso omiso por administrarlas, incluso no sabía que ya se mudaba la bolsa de valores. Recientemente, al recordar sus acciones, fue a averiguar y descubrió que el valor de estas se había multiplicado.

"La economía china mantiene un desarrollo positivo, con un aumento anual mayor al 9% durante los últimos 10 años. Antes de los Juegos Olímpicos el mercado de Shanghai superará los 6.000 puntos", pronosticó Liu a principios de este año, cuando el índice oscilaba alrededor de los 4.000 puntos. En el momento en que terminaba de escribir este artículo, a 10 meses de la inauguración de la cita deportiva, el índice del mercado de valores de Shanghai había llegado a 6.100 puntos.

GO TO TOP
5 chegongzhuang Xilu, P.O.Box 399-T, Beijing, China, 100048
Tel: +86 10 68413030
Fax: +86 10 68412023
Email: cmjservice@mail.cibtc.com.cn
0.043