Article| Image
English
中文
|
English
|
Español
|
Français
|
Deutsch
Directory Of Year 1960, Issue 1
The current issue
Current Location:Español » 19601 » Drama latinoamericano hace su debut en China
Bookmark and ShareCopy Reference Bookmark and Share Add To Favorite

Drama latinoamericano hace su debut en China

Year:1960 Issue:1

Column: ASPECTOS

Author:

Release Date:1960-01-01

Page: 14

Full Text:  

EL Teatro de Arte del Pueblo de Pekín, conocido por sus variados éxitos y sus audaces presentaciones, ha aumentado su reputación con el montaje del primer drama latinoamericano que se haya dado en China. Esopo, del conocido dramaturgo brasileño Guillermo Figuereido, ha provocado entusiastas comentarios del público pekinés. Aunque está situada en un ambiente del siglo VI antes de nuestra era, la obra refleja las luchas actuales del pueblo latinoamericano contra el imperialismo.

Se trata de una novelización, de la historia de Esopo, el fabulista esclavo. Algunos dicen que éste fue más tarde liberado y arrojado a un precipicio, donde encontró la muerte. El autor basa su obra en esta versión de la vida de Esopo. El joven director Chen Yung, que terminó hace poco sus estudios en la Unión Soviética, ha dado a la obra un tratamiento poético.


« ... Todos están lo suficientemente maduros para obtener la libertad y para morir por ella, si es necesarío...», grita Esopo mientras se prepara para saltar al precipicio, después de haber elegido morir libre antes que volver a la vida del esclavo

« ... Todos están lo suficientemente maduros para obtener la libertad y para morir por ella, si es necesarío...», grita Esopo mientras se prepara para saltar al precipicio, después de haber elegido morir libre antes que volver a la vida del esclavo

El Esopo de Figuereido es un hombre que lucha contra las cadenas de la esclavitud. Su único propósito en la vida es la libertad. Elige morir como hombre libre antes que seguir viviendo como esclavo. El opulento y voluble Xanthos es la imagen del colonialista. Tres veces el dueño de esclavos promete a Esopo su libertad por los servicios que éste ha prestado (cuando encuentra un tesoro, cuando trae a la esposa de Xanthos, que ha huido enfadada, cuando vence en ingenio al capitán de las guardias, que está ganando la propiedad de Xanthos mediante una apuesta). Pero las tres veces Xanthos no sólo no cumple su palabra sino que hace azotar a Esopo. Al citar como suyas las fábulas de Esopo, para ganar prestigio, demuestra ser un verdadero ladrón.

El público chino, que conoce bien las excusas de los imperialistas y sus lacayos se fijó especialmente en la frase que Xanthos acentúa: «Aún no ha llegado la hora de que seas un hombre libre. Sólo más adelante, cuando hayas aprendido de mí a ser poderoso, rico y fuerte, serás capaz de enfrentar con valor la vida y de no perder tu rumbo». El dramaturgo pone también al desnudo la bajeza moral de aquellos que se llaman humanitarios y filósofos y que hilan frases y excusas en apoyo del viejo orden que origina la miseria del pueblo.

Mediante las tribulaciones de Esopo se aprende la lección principal que Figuereido pone ante los espectadores: la libertad no viene sola, ni será concedida voluntariamente; es preciso luchar por ella. Esopo alberga la ilusión de que prestando servicios a Xanthos podrá obtener la libertad como recompensa. Clea, la hermosa y talentosa mujer de Xanthos, conoce mejor a su marido. Consciente de su propia opresión como mujer y tratando de persuadir a Esopo de que huya con ella, le dice: «Mientras más útil seas para Xanthos, más querrá él mantenerte en la esclavitud».


Foto de Ju Jao
Guillermo Figuereido, dramaturgo brasileño, autor de Esopo, conversa, durante su visita a China, con Shu Siu-wen, actriz que desempeñó el papel de Melita en Esopo

Foto de Ju Jao Guillermo Figuereido, dramaturgo brasileño, autor de Esopo, conversa, durante su visita a China, con Shu Siu-wen, actriz que desempeñó el papel de Melita en Esopo

Otro de los personajes es Melita, una joven esclava. Subordinada y lisonjera, sueña con desplazar a su ama ante los ojos de Xanthos, con obtener la libertad y elevar su rango social. El público chino reconoce en ella a los oportunistas de la historia, a aquellos que buscan comprometer y aún abandonar los intereses de sus iguales en aras de su ascenso personal. Pero en el análisis final, Xanthos la pone en su lugar. Duramente dice a Melita que ella es su esclava, que sus deseos no significan nada y que la utilizará como lo crea conveniente. Esopo le dice: «Pobre Melita, no has encontrado el camino a la libertad».

El agudo conflicto entre la libertad y la esclavitud es el tema altamente político que Guillermo Figuereido ha elegido en Esopo. Y lo trata con gran destreza artística. El drama expresa las grandes verdades de las luchas del pueblo. Como todo buen teatro, arrastra la atención del público desde el comienzo hasta el final. El reparto—todos artistas experimentados—desempeña su papel con especial simpatía, puesto que éste se asemeja a las experiencias del pueblo chino en su lucha por la independencia nacional. La entusiasta aclamación que aquí ha recibido Esopo señala el comienzo de nuevo e importante intercambio cultural entre China y América Latina.

GO TO TOP
5 chegongzhuang Xilu, P.O.Box 399-T, Beijing, China, 100048
Tel: +86 10 68413030
Fax: +86 10 68412023
Email: cmjservice@mail.cibtc.com.cn
0.028