Article| Image
English
中文
|
English
|
Español
|
Français
|
Deutsch
Directory Of Year 1960, Issue 1
The current issue
Current Location:Español » 19601 » LA ANTIGUA CHINA: DE LOS ORIGENES A LA UNIFICACION
Bookmark and ShareCopy Reference Bookmark and Share Add To Favorite

LA ANTIGUA CHINA: DE LOS ORIGENES A LA UNIFICACION

Year:1960 Issue:1

Column: ARTICULOS

Author: Por CHOU GU-CHENG

Release Date:1960-01-01

Page: 36-39

Full Text:  


Basados en antiguos grabados provenientes de piedras frotadas, estos dibujos describen las actividades de las gentes en la dinastía Shang (siglos XVII a XI antes de Cristo). Arriba, símbolos escritos primitivos de arada, pala, bote y carro, junto a sus contrapartidas modernas, ilustran el carácter pictográfico de la primitiva escritura china.

Basados en antiguos grabados provenientes de piedras frotadas, estos dibujos describen las actividades de las gentes en la dinastía Shang (siglos XVII a XI antes de Cristo). Arriba, símbolos escritos primitivos de arada, pala, bote y carro, junto a sus contrapartidas modernas, ilustran el carácter pictográfico de la primitiva escritura china.

YA aproximadamente el año 2.500 antes de Cristo los antepasados del pueblo chino comenzaron a establecerse en la llanura aluvial entre los cursos medio y bajo de los ríos Amarillo y Yangtsé. En ese lugar comenzaron poco a poco a desarrollar una vida semipastoral y agrícola. No vivieron mucho tiempo de los frutos silvestres que recogían o de los animales que cazaban, sino que cultivaron sus propios alimentos. Entre los animales, comenzaron a criar cerdos, vacas, ovejas, cabras, perros, conejos y venados. Cultivaron también ciertas plantas, principalmente cereales. Rastros de algunos de estos granos han sido hallados en vasijas desenterradas en la aldea de Yangshao, provincia de Jonan, lugar rico en reliquias de la cultura china del período neolítico, la Nueva Edad de Piedra.

La gente había comenzado ya a vivir en aldeas. Pero los instrumentos de metal no existían aún y la productividad era demasiado baja para que los individuos pudieran vivir por sí solos o crear reservas. Podemos deducir que la tierra y las subsistencias eran de propiedad colectiva, que el cultivo y el pastoreo se realizaban en común y que los medios de vida eran repartidos entre todos. La propiedad privada no había surgido aún. No había divisiones ni luchas de clases. En otras palabras, el sistema social era todavía el comunismo primitivo.

En el Li Chi, el Libro de los Ritos, escrito hace más de 2.000 años, encontramos la siguiente mención de aquella época, que entonces correspondía ya a un remoto pasado:

. . . «El estado era una comunidad de todos. Los más juiciosos y capaces eran recomendados como jefes. La gente no sólo amaba a sus propios padres sino también a los padres de los demás. Criaban no sólo a sus propios hijos, sino también a los de los otros. Los viejos podían vivir sus últimos años en paz. Había trabajo para todos los que estaban capacitados para hacerlo. Se cuidaba a todos los solteros, viudos, huérfanos e inválidos». Estas palabras constituyen una reconstrucción imaginativa no exacta en los detalles; pero tienen cierta base y reflejan, hasta" cierto punto, el molde primitivo de la vida social china.

Surge la Esclavitud

Durante la dinastía Sia (siglos XXII al XVII antes de Cristo) las fuerzas productivas se desarrollaron y este molde social comenzó a desintegrarse. En la dinastía siguiente, la Shang, (siglos XVII a XI antes de Cristo) drásticos cambios se produjeron. Aparecieron las herramientas de metal. La agricultura, las artesanías y el comercio adquirieron diferenciación. La sociedad se dividió en clases opuestas. Nació una poderosa organización política: el estado primitivo.

En el aspecto material, la cultura Shang pertenece a la Edad del Bronce. Los vestigios que tenemos — objetos rituales, lanzas, flechas, agujas, cuchillos, etc. — son de este metal y contienen 10 a 20 por ciento de estaño mezclado con el cobre.

A cada paso adelante en la fabricación de herramientas, la división del trabajo entre labradores, artesanos y ganaderos se volvía más detallada y clara. Cada paso adelante desarrollaba la destreza y la eficiencia. Esto incitó el desarrollo de los intercambios. Entró en uso la moneda, al principio en forma de conchas del molusco ciprea, o porcelana. Las ciudades crecieron y las artesanías, especialmente de aquellos productos para las familias dominantes, se concentraron en ellas. Así se practicó el comercio de diferentes productos importantes. El crecimiento del comercio estimuló la adquisición de reservas, las cuales eran ahora no sólo consumidas sino también empleadas para sacar provechos ulteriores. La voracidad agudizó las contradicciones de clases y aceleró el crecimiento de la esclavitud.

En la dinastía Shang, los esclavos fueron empleados en la producción. El estado y las organizaciones políticas fueron fortalecidos a fin de suprimir la resistencia a la esclavitud.

Progreso en la producción significa progreso en la cultura. En la época de Shang, China tenía un lenguaje escrito bastante completo. En vez de su primitiva escritura, consistente en representaciones de objetos reales, la creciente complejidad de la sociedad llevó a la adopción de símbolos para expresar ideas y relaciones. Las inscripciones «oráculos en hueso» encontradas en conchas de tortuga y huesos de animales que datan de la dinastía Shang muestran una escritura jeroglífica bastante avanzada.

Para medir tierras y siembras y determinar las temporadas para el cultivo agrícola y los sacrificios, los funcionarios reales correspondientes idearon las matemáticas y un calendario. Este constaba básicamente de doce meses, algunos «largos», de 30 días, y otros «cortos», de 29. Para conciliar estos meses lunares con el año solar, un mes extra (intercalado) tenía que ser insertado cada tres años o algo así.

Las bellas artes, incluidas la escultura y la arquitectura, hicieron su aparición. Los objetos de bronce Shang, que aún vemos en los museos, eran de elevada estética así como de alto nivel técnico. Las obras decorativas de esa época son el cenit del arte de los escultores y fundidores de la vieja China.

De Shang a Chou

En la segunda mitad del siglo XII antes de Cristo, el estado Shang, que se había iniciado muy poderoso, fue derrocado por otro llamado Chou. Cuando la civilización Shang estaba ya en un alto grado de adelanto, la tribu Chou se componía aún de nómades atrasados, en la que hoy es la provincia de Shensi. Su oportunidad provino de que los últimos gobernantes Shang habían llegado a ser más y más aficionados a la lujuria, la corrupción y el extorsionamiento, y los campesinos pobres y esclavos se levantaron en revuelta. Aprovechando esta circunstancia, los Chou capturaron la fértil llanura entre el río Amarillo y el Yangtsé. Derrocando a los Shang, establecieron su propio dominio el año 1.122 antes de Cristo.

El reino fue organizado a base de una cantidad de estados vasallos encabezados por la familia real, los nobles y otros que habían contribuido poderosamente al establecimiento del poder de los Chou. Como reyes en sus feudos, éstos eran súbditos del monarca Chou, nominalmente su feudatario común. En la práctica, sin embargo, los estados vasallos eran semi-in-dependientes. Más tarde se transformaron en ciudades-estados independientes.


Gráfico pictórico del Museo Histórico de Pekín que muestra que en la dinastía Chou del Oeste (841-770 antes de Cristo) cinco esclavos podían ser comprados por un caballo y un rollo de seda

Gráfico pictórico del Museo Histórico de Pekín que muestra que en la dinastía Chou del Oeste (841-770 antes de Cristo) cinco esclavos podían ser comprados por un caballo y un rollo de seda

Del mismo modo que sus gobernantes mantenían diferentes categorías en relación con el señor Chou, así los estados vasallos mismos estaban divididos en Gong, Jou, Bo, Zi y Nan. Dentro de cada uno había escalas de categorías de nobles subordinados. Las cabezas de los estados vasallos y también sus nobles tenían tierras concedidas por el Chou real. La tierra era trabajada por labradores pobres llamados «plebeyos». Su situación social no estaba muy lejos de la del esclavo; era mucho más baja que la de los siervos medievales en Europa.

Para facilitar el cultivo, la tierra era dividida en líneas dentro de un molde entrecruzado.

En este dibujo, las cuatro cruces adyacentes se parecen al jeroglífico chino 井 ching (que actualmente quiere decir «pozo»), mientras que cuatro cuadrados adyacentes se parecen al jeroglífico 田tian (que quiere decir «campo»). Por esto, esta distribución pasó a ser conocida por el sistema chingtian («pozo-campo»).

Así se establecieron los estados vasallos, la tierra fue distribuida y la mano de obra completamente organizada. El cuadro creado de esta manera ayudó a que la producción avanzara constantemente durante los primeros siglos de gobierno Chou. Además de los cereales principales, que por entonces incluían maíz, arroz, sorgo, frejoles y trigo, se produjeron muchos otros alimentos. La morera (para alimentar a los gusanos de seda) y el cáñamo fueron cultivados para el vestido. A menudo las cosechas eran mayores que lo que la comunidad podía consumir. Dice el Li Chi: «Los cultivos de tres años aseguraban una reserva para un año de consumo adicional, en tanto que el cultivo de nueve años producía una reserva para tres años más». Aunque probablemente el cuadro era sobre-idealizado por el cronista, existía en realidad una sobreproducción sustancial de productos agrícolas. Y esto llevó a las artesanías y al comercio a desarrollarse a pasos agigantados.

Los Mercaderes Desplazan a los Nobles

Los años que van de 722 a 480 antes de Cristo fueron conocidos como el período de los Anales de Primavera y Otoño, de acuerdo con el título de una historia escrita por Confucio. Fue la época del gran cambio social. Por un lado, los nobles comenzaron a aventajar a sus señores, las cabezas de los estados vasallos. Por otra parte, los mercaderes comenzaron a hacerse sentir y a veces a sobrepasar a los nobles en posición y poder.

El derrocamiento del poder real por los nobles comenzó en el siglo VIII antes de Cristo, cuando la posición de los Chou como tributarios comunes empezó a tambalear. Entretanto, muchos de los reyes vasallos fueron igualmente derrocados por sus subordinados. En el estado de Lu, los descendientes de los tres hijos de Duque Juan formaron tres distintos centros de poder aristocrático y finalmente guiaron al soberano al vecino estado de Chi. En Chi, los descendientes de Tien Ching-chung, un funcionario a cargo de las artesanías, se hicieron valer como la principal familia durante los siglos V y VI antes de Cristo, llegando finalmente a usurpar el trono. En Chin, después de muchos choques y luchas, las diez familias aristocráticas quedaron reducidas a seis; la tierra del estado fue dividida entre ellas. Esto ocurrió en el siglo V antes de Cristo.

Los mercaderes y manufactureros, superando a la aristocracia en poder, comenzaron a levantarse algo más tarde, en 480 antes de Cristo-9 de nuestra era, desde el período de los Reinos Combatientes hasta el fin de la dinastía Jan del Oeste, con el cual puede decirse que termina la historia de la antigua China. Las condiciones para este cambio se estaban preparando ya desde antes, desde el período previo — Anales de Primavera y Otoño — cuando la introducción de las herramientas de hierro empujó el desarrollo de la agricultura y las habilidades manuales. Con mayores productos, el comercio y la economía monetaria, particularmente el uso de moneda metálica, cobraron más importancia. Las grandes ciudades, centros del comercio, se repartieron por todo el país. Entre ellas se contaron Changan, hoy Sían, en la provincia de Shensi, en el Oeste; Jan-dan, en la actual provincia de Jobei, en el Norte; Linchou en la actual provincia de Shandong, en el Este; y otras en el estado sureño de Chu. Todas tuvieron densa población y alcanzaron prosperidad.


Algunas de las medidas adoptadas por Chin Shi Juang (véase página siguiente) para fortalecer la unificación de China: regularización de pesos y medidas; fin del sistema «pococampo» y extensión del mejoramiento de la tierra; estímulo de la labranza y el tejido

Algunas de las medidas adoptadas por Chin Shi Juang (véase página siguiente) para fortalecer la unificación de China: regularización de pesos y medidas; fin del sistema «pococampo» y extensión del mejoramiento de la tierra; estímulo de la labranza y el tejido

La historia ha conservado los nombres de muchos comerciantes que llegaron a tener gran influencia y poder. Fan Li, un alto funcionario del estado de Yue, se enriqueció en el comercio y luego enriqueció a su estado por el mismo procedimiento. Zi Gong, hombre que estudiaba con Confucio, ganó una fortuna como comerciante y se dice que ayudó financieramente al sabio. La riqueza de Guo Tsung, de Jandan, un fundidor de hierro, competía con la del rey. Chi Dun, del estado de Lu, comenzando como un pobre cualquiera, llegó a millonario dueño de rebaños. La usura fue también un camino de la prosperidad. Ella, por ejemplo, enriqueció a Meng Chang-chün, del estado de Chi, y a otros.

Muchos de estos magnates empleaban a gran número de esclavos en la agricultura y en la producción artesanal. Amasaron fortunas a costa del sudor y el trabajo de sus esclavos. Para citar sólo unos pocos ejemplos, Chou, de Shu (hoy Sechuán) poseía mil esclavos, Lao Ai varios miles y Lü Pu-wei unos diez mil.

El Imperio. Los Chin y los Jan

El poder económico de los mercaderes, magnates de la artesanía, usureros y propietarios de esclavos creció aprisa y entonces plantearon demandas políticas. La principal fue la unificación, porque la existencia de diferentes estados dificultaba el comercio, debido al abigarrado sistema comercial de aduanas, pesos y medidas. Su Chin, un temprano patrocinador de la unidad, abogaba por una federación de los seis estados poderosos (Chi, Chu, Yan, Chao, Jan y Wei) para derrotar al de Chin, el más fuerte de todos, y unificar así a toda China. Pero los seis estados no llegaron a establecer una unidad permanente y Chin siguió siendo poderoso como siempre.

Más tarde, Chang Yi sugirió que cada uno de los seis estados se aliara con el de Chin, coaligándose alrededor de él y no contra él. Esto quedó en nada a causa de las luchas internas en el propio estado de Chin.

Finalmente la unificación deseada con tanto ardor por comerciantes y manufactureros fue obtenida por Chin, que sobrepasó en poder a todos los demás gracias en gran parte a la enérgica actividad del magnate Lü Pu-wei. Lü había trabajado duro y largo tiempo para esto. En primer lugar, empleando el poder financiero, juntó a una gran cantidad de gente de la clase alta, especialmente mercaderes y manufactureros, para formar una poderosa fuerza política. Luego maniobró para llevar a su candidato Chin Shi Juang, rey de Chin, al trono de emperador de China.

En los nueve años que van de 230 a 221 antes de Cristo, los seis estados que habían resistido a Chin fueron arrasados uno a uno y se fundó el primer estado imperial centralizado chino. Chin Shi Juang redividió la tierra en 36 zonas administrativas, que se convirtieron en 48 después de la conquista de tierras adyacentes a las fronteras. El emperador designó funcionarios para que dirigieran estas zonas. Si demostraban incompetencia o desobedecían al gobierno central, podían ser, y eran, reemplazados. Era algo totalmente diferente del sistema anterior de los estados vasallos.

Chin Shi Juang regularizó también las comunicaciones a través del país. Juntó todos los caminos en una red en la cual podían marchar vehículos de diferentes clases.

El lenguaje escrito fue asimismo unificado. Ciertos elementos en la escritura de los seis estados no armonizaban con los empleados en Chin. Fueron eliminados y China tuvo su primer lenguaje escrito regular.

Hubo una tentativa de imponer uniformidad de pensamiento y doctrina. Durante los períodos anteriores, el de los Anales de Primavera y Otoño y el de los Reinos Combatientes, se habían registrado grandes cambios sociales y avances de diferentes escuelas filosóficas que representaban la posición de las distintas clases de la sociedad. Temeroso de que la difusión de debates y especulaciones pudiera causar disturbios a su poderío, Chin Shi Juang prohibió tales manifestaciones. Sólo se permitieron los libros que trataban de tecnología, medicina y advinación. Se ordenó destruir todos los demás.

Fue Chin Shi Juang quien construyó la Gran Muralla de China.


Un recipiente gigante de bronce de la dinastía Shang que contiene la inscripción Chi Mu Wu, que quiere decir «culto de los antepasados maternos.». Hallada en una excavación en Anyang, provincia de Jonan, pesa 850 kilos

Un recipiente gigante de bronce de la dinastía Shang que contiene la inscripción Chi Mu Wu, que quiere decir «culto de los antepasados maternos.». Hallada en una excavación en Anyang, provincia de Jonan, pesa 850 kilos

La formación del imperio de Chin fue resultado del desarrollo de la industria y el comercio en la antigua China. Las medidas políticas de Chin Shi Juang convenían ciertamente a los mercaderes, pero contenían semillas de destrucción en su extremado desprecio de los intereses tanto de los campesinos pobres como de los descendientes de los antiguos nobles. Estallaron revueltas campesinas a gran escala, en las que se unieron los esclavos con los descendientes de la vieja nobleza. Desde su metéorica ascensión hasta su derrocamiento, la dinastía Chin duró sólo 14 años.

Pero la centralización subsistió. La dinastía que la sucedió, Jan del Oeste (206 antes de Cristo-9 de nuestra era) construyó un nuevo imperio unitario. Algunas características del gobierno de Chin que no armonizaban con la situación histórica, fueron reajustadas. Se impuso restricciones al poder de los comerciantes. Se tomaron también algunas medidas para mejorar la subsistencia de los campesinos. Este tipo de política es conocido en la historia de China como «refrenar el comercio y acentuar la agricultura».

Otras medidas y sistemas introducidos por Chin Shi Juang fueron preservados, hasta el punto de que las dinastías Chin y Jan son a menudo unidas por los historiadores como el «Imperio Chin-Jan».

(Este es el primero de tres artículos que dan una mirada a vuelo de pájaro a la historia china).


[注释]
CHOU GU-CHENG es profesor de historia en la Universidad Fudan de Shanghai y autor de Historia General de China, publicada en China en 1930 y reeditada en 1956.

GO TO TOP
5 chegongzhuang Xilu, P.O.Box 399-T, Beijing, China, 100048
Tel: +86 10 68413030
Fax: +86 10 68412023
Email: cmjservice@mail.cibtc.com.cn
0.062