Article| Image
English
中文
|
English
|
Español
|
Français
|
Deutsch
Directory Of Year 1960, Issue 1
The current issue
Current Location:Español » 19601 » INSTRUMENTOS TRADICIONALES Y MUSICA MODERNA
Bookmark and ShareCopy Reference Bookmark and Share Add To Favorite

INSTRUMENTOS TRADICIONALES Y MUSICA MODERNA

Year:1960 Issue:1

Column: ARTICULOS

Author: Por LI YUAN-CHING

Release Date:1960-01-01

Page: 26-28

Full Text:  


Los estudiantes del Conservatorio Central de Música de Pekín ensayan con instrumentos chinos — algunos de ellos perfeccionados — , cuyo antiguo origen puede verse en las fotos de la página siguiente
Chang Shul-cheng

Los estudiantes del Conservatorio Central de Música de Pekín ensayan con instrumentos chinos — algunos de ellos perfeccionados — , cuyo antiguo origen puede verse en las fotos de la página siguiente Chang Shul-cheng

LA sucesión de los instrumentos musicales hechos por el pueblo chino se remonta a la historia antigua y a la prehistoria. Creados por las diferentes nacionalidades de China, tienen distintas características de estructura y de sonido y distinto modo de ejecución. Todos constituyen importante parte de la herencia musical de nuestro país y han contribuido al crecimiento de su rica cultura musical.

En el curso del tiempo algunos han desaparecido o se han convertido en piezas de museo; otros han progresado o adquirido nuevas formas. Pero hasta los más antiguos, descubiertos por los arqueólogos, muestran un trabajo y una calidad extraordinariamente finos. El bien chung es un juego de trece campanas de bronce, que fue desenterrado en 1957 en Sinyang, provincia de Jonán. Su origen se remonta al siglo V antes de nuestra era. Si se le toca, aún hoy da una clara sucesión de notas de sonido exacto, con intervalos, muy parecida a la escala de temple parejo de la actualidad.

Durante la larga historia feudal de China la fabricación de instrumentos avanzó lado a lado con el desarrollo de la armonía y la melodía y con el crecimiento de la sabiduría y la cultura general. El progreso, lento y desigual, reflejó la prolongada contienda entre reformistas y conservadores en el campo de la música, especialmente en lo que se refiere al sistema tonal. Durante mucho tiempo los teóricos musicales, tratando de encontrar la solución al problema de la modulación—pasando de una llave a otra—buscaron una escala y un sistema melódico que sirviera a este propósito. La fórmula teórica para calcular una escala de temple parejo— dividiendo una octava en doce partes iguales, como en nuestros días lo hacen los instrumentos de teclado tales como el piano — fue propuesta por Chu Tsai-yu, ya en 1584. Pero los artesanos de aquella época no tenían la habilidad técnica ni la exactitud requeridas para la aplicación de esta fórmula a la fabricación de instrumentos.

Andante

El desarrollo de medios de producción musical más eficientes y más refinados es limitado inevitablemente por el nivel general de las técnicas productivas de la sociedad a la que pertenecen. Esto se puede ver hoy día en la naturaleza relativamente imperfecta de los instrumentos usados por la gente de las minorías nacionales menos avanzadas de nuestro país. En la vieja China no ocurrieron los rápidos avances de la técnica industrial que tuvieron lugar en Europa a partir del Renacimiento, por lo cual la fabricación de instrumentos musicales, después de cierta etapa, no progresó como en los países europeos. Aparte de esto, el estancamiento de la sociedad feudal impidió el desarrollo de la música china en su conjunto.

A principios de este siglo China se familiarizó con la música occidental y empezaron a aparecer en el mercado instrumentos europeos fabricados con la técnica moderna. Esto causó un profundo impacto a la música china moderna. Entre compositores y ejecutantes aparecieron dos escuelas ideológicas opuestas. Una de las partes patrocinaba el abandono total de los instrumentos tradicionales, mientras que la otra patrocinaba el rechazo absoluto de todo lo extranjero. Los músicos más equilibrados y con mayor visión del futuro sostuvieron que la cultura musical de occidente debía ser bien acogida y asimilada y que la técnica moderna de fabricación debía utilizarse para elevar la calidad de los instrumentos tradicionales, parte indispensable de la vida musical de nuestro pueblo.

Rallentando

El problema de los instrumentos, naturalmente, fue sólo uno de los aspectos del problema que encaraba la música china en un mundo que cambiaba rápidamente. En el ambiente de la creciente lucha revolucionaria de las décadas de 1920 y 1930, nuestros compositores nacionales empezaron a producir obras de un carácter nuevo, buscando sugerir y reflejar la nueva atmósfera de desafío y revuelta. Empezaron a comprender que las formas musicales tradicionales no podían satisfacer estas necesidades. Esforzándose por encontrar nuevos tonos y entonaciones, pugnaron también por mejorar los instrumentos. Pero en la vieja China, gobernada por la reacción, no encontraron apoyo alguno. Los conservadores sostenían que cualquier cambio «privaría a la música china de su carácter nacional». El grupo «todo lo occidental» sostenía que mejorar no bastaba, que sólo el reemplazo sería de utilidad. Citaron el ejemplo del dizi (flauta china de bambú, con ocho agujeros), afirmando que aunque se hicieran los más grandes progresos en su mecanismo, ésta no podría competir con la flauta europea de Bohemia. ¿Por qué entonces no descartarla y adoptar esta última?

Sólo después que el pueblo llegó al poder y que el desarrollo de nuestra cultura se convirtió en una preocupación del Estado y la sociedad, pudo darse la debida atención a la estandarización y perfeccionamiento de los instrumentos tradicionales como parte del proceso de heredar y construir sobre la herencia de la música china a través de las épocas.

Crescendo

Desde la fundación de la República Popular China, nuestra música nacional ha entrado en una nueva fase de su historia. Se han creado decenas de miles de orquestas profesionales y de aficionados. La música de las diversas nacionalidades ha sido puesta al alcance de un público más amplio y autorizado que nunca, a través de todo el país. El florecimiento de la industria cinematográfica y el gran crecimiento de la radio han abierto a la exploración musical un campo nuevo. Constantemente aparecen nuevas sinfonías, óperas, obras corales, canciones y bailes. Se están orquestando y adaptando viejas obras para la representación en auditorios o salas de concierto más amplias y numerosas de lo que nunca lo fueron.

Todo esto exige la formación de una nueva clase de orquesta china que ofrezca al compositor una gama de tonalidades más rica y a los ejecutantes una amplitud y un volumen mayores. El uso más amplio de la modulación, armonía, contrapunto y otras innovaciones en la composición orquestal china ha revelado aún más intensamente las limitaciones de algunos instrumentos tradicionales y ha hecho de su perfeccionamiento un asunto de urgencia.

A principios de 1959 la Unión de Músicos organizó un foro con el fin de revisar y apresurar el progreso obtenido en este respecto durante los últimos diez años. En él participaron más de cien personas, entre las que hubo tanto ejecutantes como fabricantes de instrumentos. Se realizó una exposición de alrededor de 140 instrumentos perfeccionados y se ofrecieron recitales con ellos.

Todos los avances han sido proyectados para satisfacer las necesidades de la orquesta nacional de nuevo tipo. Algunos involucran el uso de mejor material y mayor exactitud en el torno de la madera, el trabajo del metal y otras técnicas para lograr mayor volumen y mayor precisión de tono. Algunos han hecho cambiar la fisonomía de los instrumentos, pero no su tonalidad, como en el caso del añadido de llaves al guanzi (especie de pequeño oboe cilindrico) y al sheng (instrumento de viento que consiste de tubos graduados, con lengüetas libres, en una vasija con forma de calabaza por cuya embocadura el ejecutante aspira y expira). Estos cambios les dan mayor extensión del sonido y mejor control del volumen y los capacitan a la vez para producir escalas cromáticas.

Fortissimo

Los principales problemas que los diseñadores han tratado de solucionar caen en siete categorías:

1. Estandarización de la fabricación de instrumentos de uso común para uniformar el tono y la entonación. Esto facilita también la producción mecanizada, disminuye los costos y aumenta la producción.


Músicos tocando la flauta, el sheng y la pipa, en piedras talladas del período de las Cinco Dinastías (907-960 de nuestra era)

Músicos tocando la flauta, el sheng y la pipa, en piedras talladas del período de las Cinco Dinastías (907-960 de nuestra era)


Tocando el sheng con llaves

Tocando el sheng con llaves


Tocando el guanzi perfeccionado (oboe cilindrico)

Tocando el guanzi perfeccionado (oboe cilindrico)


Tocando el suona perfeccionado (especie de trompeta de bronce)

Tocando el suona perfeccionado (especie de trompeta de bronce)


Tocando el yuan perfeccionado (guitarra de luna)

Tocando el yuan perfeccionado (guitarra de luna)

2. Dar mayor volumen y mejor calidad tonal, especialmente a los instrumentos de cuerda. El chisienchin o laud de siete cuerdas es un buen ejemplo. Tiene una historia de dos mil años y un repertorio que se ha mantenido vivo durante siglos. Su defecto principal para la representación actual era la falta de resonancia y el hecho de que el roce entre el dedo y la cuerda se oía demasiado fuerte. A este instrumento se le ha puesto ya una caja de resonancia más grande y las cuerdas metálicas y las clavijas ayudan a producir más fortaleza. Al genka tibetano, violín de cuello largo, se le ha agregado ahora una capa de pergamino y un alma que aumenta su volumen.

3. Ampliación del compás musical. En el caso de los instrumentos de cuerda de registro limitado, esto se ha realizado a veces mediante el aumento del número de cuerdas. Otro método es el de hacer varios grados de instrumentos de la misma familia: tiple, tenor y bajo. Esto se hizo con el yuan o guitarra de luna.

4. Transformar los instrumentos no cromáticos en cromáticos colocando llaves en los instrumentos de viento de madera, y calados (o calados adicionales) en los instrumentos punteados. Esto significa un giro del sistema tonal usado en el mundo occidental — temple parejo —, considerado como una tendencia inevitable de la música moderna. Los microtonos pueden seguir produciéndose mediante el control de los labios o de los dedos.

5. Estandarizar el tono de los instrumentos de viento, que debe ser uniforme tanto para el solo como para la ejecución orquestal. Se ha adoptado el tono de standard universal (A = 440 vibraciones por segundo). Se están haciendo esfuerzos por lograr una mayor precisión mecánica para obtener así el mayor grado posible de exactitud. El Instituto de Investigaciones de Música China ha adquirido sus propios tornos de precisión y su equipo electrónico para tales experimentos.

6. Resurgimiento o reproducción de instrumentos antiguos que han desaparecido o que están a punto de extinguirse. En algunos casos los artesanos han recreado modelos tomados de los documentos históricos o incluso han logrado obtener algunos fragmentos. Entre éstos está una especie de arpa que no ha sido tocada desde el siglo VII.

7. Fabricación de instrumentos tradicionales para ser utilizados por los niños.

Allegro Ma Non Troppo

En todas estas medidas, los fabricantes chinos de instrumentos se están beneficiando con la experiencia de otros países, especialmente de la Unión Soviética, donde la preservación de la música popular es asunto de interés nacional. El gobierno les ayuda y estimula sus esfuerzos. Su política de «Que cien flores se abran, que compitan cien escuelas ideológicas» y de «Que lo nuevo suceda a lo viejo», proporciona una amplia oportunidad para la experimentación y la iniciativa, una libertad que no se hubiera imaginado la vieja China.

Los diseñadores reconocen que la adaptación de los instrumentos nacionales chinos es un proceso de lenta evolución. De la misma manera que para escribir utilizamos la estilográfica, pero conservamos el pincel, en el campo de los instrumentos musicales estamos utilizando ampliamente los de estilo occidental, pero produciendo también, en gran cantidad, instrumentos de viejo estilo. El desarrollo posterior dependerá de los hábitos del pueblo y de la actitud de los músicos hacia el problema de la herencia nacional en el campo de la música. Las mejoras sólo pueden llegar gradualmente. Ahora, si son aceptadas o no, dependerá del gusto popular.

El gran florecimiento de la cultura musical entre las nacionalidades de China ofrece todas las posibilidades para el posterior perfeccionamiento de los instrumentos tradicionales, sin excluir aquellos de las minorías nacionales.


[注释]
LI YUAN-CHING, musicólogo y violoncelista, es director adjunto del Instituto de Música China. Anteriormente fue profesor en la Academia de Arte «Lu Sin», en Yenán.

GO TO TOP
5 chegongzhuang Xilu, P.O.Box 399-T, Beijing, China, 100048
Tel: +86 10 68413030
Fax: +86 10 68412023
Email: cmjservice@mail.cibtc.com.cn
0.036